Toma al toro por los cuernos que nadie vendrá a rescatarte

Un hombre encontró un capullo de una mariposa y se lo llevó a su casa para poder ver a la mariposa cuando saliera del capullo. Un día vio que había un pequeño orificio y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por poder salir del capullo.

El hombre vio que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño orificio en el capullo, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Pareció que se había atascado. Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del orificio del capullo para hacerlo más grande, y así fue que por fin la mariposa pudo salir.

Sin embargo la mariposa tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas. El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar el cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba. Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas.

Nunca pudo llegar a volar…. Lo que el hombre en su bondad y apuro no entendió, fue que la restricción de la apertura del capullo, y la lucha requerida por la mariposa para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar.

Conclusión

No se dio cuenta que este proceso era necesario para que ella volara, era necesario que ella se esfuerce por el abrir el capullo y luche sin ninguna ayuda, para que sus alas se mantengas fuertes y una vez lista pueda emprender el vuelo.

La vida nos prepara con eso que llamamos obstáculos o problemas para convertirnos en personas más fuertes. Si Dios no confiara en nuestras habilidades para salir adelante no nos pondría obstáculos.

Pero en lo posible siempre intentamos evitar estas situaciones, siempre queremos conseguir las cosas sin lucha, ni esfuerzo, queremos que todo nos salga bien y no enfrentarnos a los problemas.

Y seamos honestos si nos dieran a elegir entre tener exito sin esfuerzo o tener exito con esfuerzo, elegiríamos tenerlo sin esfuerzo.

Cuando vemos a alguien que presenta problemas y obstáculos lo primero que hacemos es querer ayudarla, es normal. Pero muchas veces lo que necesita esa persona es aprender a solucionar sus problemas por si misma.

Eso la moldeará y convertirá en una persona más fuerte, con mas carácter. Hay cosas que las personas deben resolver por sí mismas. Sin esperar recibir consejos o ayuda de alguien más, pues muchas veces esa ayuda empeora la situación.

Necesitamos recordar que todo lo que sucede en nuestra vida es una lección y una oportunidad. Y que a través de nuestros esfuerzos, nuestros triunfos y en ocasiones nuestras caídas, seremos fortalecidos.

No esperes que venga nadie a rescatarte, la vida te tira al ruedo y te enseña a tomar al toro por los cuernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *