Queda prohibido no luchar por tus sueños

«Nunca te rindas porque estás en el lugar y momento en el que la marea dará la vuelta». Harriet Beecher.

Cree en tu intuición, en ti, reconoce y acepta tu valor. Es fundamental que tengas claro lo que eres capaz de lograr, ¿Por qué vivir escuchando al resto?

Muchas veces los comentarios de otras personas o incluso lo que piensas de ti mismo puede influir en tu rendimiento. Puede llegar a quebrar tus ilusiones irremediablemente, puede eclipsar tus sueños.

Hay una frase célebre de Pablo Neruda que dice:

«Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños».

Si crees que vas a fracasar es probable que fracases, si crees que vas a triunfar inconscientemente harás todo lo posible porque se haga realidad.

A continuación un cuento que no deja dudas de las metas que puedes cumplir si luchas por tus propósitos, sin permitir que nada ni nadie interfiera :

Había una vez un grupo de ranas que viajaban por el bosque, dos de ellas cayeron en un gran agujero mientras caminaban.

El agujero era tan profundo que parecía imposible salir de el. Las demás ranas que les acompañaban en el viaje se acercaron al hoyo y les dijeron que no podrían salir y que debían prepararse para la muerte.

Las dos ranas aunque asustadas no hicieron caso de lo que las de arriba les estaban diciendo y empezaron a saltar con todas sus fuerzas… probablemente nunca habían dado unos saltos así.

Resultado de imagen de ranas en estanque

Aún así por mucho que lo intentaban no conseguían salir del hoyo. Las otras ranas desde arriba no paraban de decirles que era inútil… que nunca conseguirían salir de allí y de nuevo les decían que debían prepararse para morir.

Una de las dos ramas escuchando lo que decían las demás se rindió… de repente se desplomó y murió.

La otra rana sin embargo siguió saltando sin cesar, tan fuerte como podía y sin rendirse.

El resto de ranas seguía con su discurso sobre aceptar la muerte y le aconsejaban que dejase de sufrir.

Pero la rana no solo no se rendía sino que cada vez saltaba mas fuerte, tanto que al final en uno de los saltos consiguió salir del hoyo.

Resultado de imagen de ranas estanque

Cuando salió las otras ranas le preguntaron: ¿Por qué no nos hiciste caso y aceptaste la muerte sino que además saltabas más fuerte?

Las rana les explicó que era sorda y que no había escuchado nada de lo que decían… al verlas asomadas al rededor del hoyo pensó que la estaban animando para salir del hoyo.

Recuerda: Tanto la lucha que libramos en esta vida, como la perspectiva que tenemos de ella, son dos armas esenciales para ganar una batalla.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *