Cuento adaptado del libro “Déjame que te cuente” de Jorge Bucay.