Mientras más noble eres, más guapo te ves

La belleza va mucho más allá del físico, más allá de un rostro bonito. Un alma que irradia luz, es hermosa, una persona solidaria, con un corazón amoroso y la bondad de un ángel es un ser humano A1.
Nuestra apariencia es un envase temporal, una casualidad genética, que cambiará con el pasar de los años, pero la belleza de los actos será permanente.
Muchas personas reconocidas mundialmente, han pasado a la historia por sus acciones heroicas, son recordados por ayudar a los más necesitados, por dejar buenas enseñanzas, por sus sabios consejos, por el mensaje de paz que lograron transmitir, no son reconocidos principalmente por sus ojos, o por su bello peinado, sino por sus frases célebres, sus obras, sus aportes a la humanidad. 
Ahora quiero compartir contigo este cuento sobre la importancia de la belleza interior:

Se cuenta que hace mucho, mucho tiempo, vivía en un lejano reino el rey más presumido que jamás haya existido. Se llamaba Filiberto y lo que más le gustaba era mirarse en el espejo que llevaba consigo a todas partes. Incluso cuando montaba a caballo colgaba el espejo al cuello del animal.–¡Qué guapo soy! No me cansaría nunca de mirarme –se decía Filiberto un día que había salido a pasear a lomos de su caballo.

De repente, una anciana mendiga se cruzó en su camino.

–Por caridad, caballero, ¿no me daríais el espejo que cuelga del cuello de vuestro caballo? En el pueblo lo podría cambiar por algo de pan.

Al escuchar la propuesta de la anciana, a Filiberto un poco más y le da un soponcio.

–Pero, ¿qué dices, insensata? ¿Regalarte el espejo? ¿Es que acaso has perdido el juicio? Apártate de mi camino.

Pero la anciana no se movió. En lugar de eso, se quitó la capucha que le tapaba la cara y, entre chispas y resplandores mágicos, descubrió su verdadera identidad: era Ventisca, la bruja más arisca.

–¡Rey engreído! –gritó–. ¡Te equivocaste al insultar a una bruja! –y murmurando para que Filiberto no pudiera escucharla, recitó el siguiente conjuro:

«¡Barrabín, Barrabel, el espejo será cruel, y no verás ya tu rostro, sino tu alma negra en él!»

Y dicho eso, la envolvió una gran nube de color violeta y desapareció.

–¡No me dan ningún miedo tus conjuros! –gritó Filiberto, fingiendo indiferencia.

Pero, de reojo, espío su reflejo en el espejo para tranquilizarse. –¡Aaah!
–aulló apenas se vio–. ¡Estoy horrible!

Efectivamente, la imagen que le devolvía el espejo no era la del joven apuesto de siempre, sino la de un ser monstruoso, de piel verde y lleno de verrugas.

–¡No puede ser! –gritaba mientras regresaba galopando al castillo, presa del pánico.

Nada más llegar, Filiberto, angustiado, se encerró en su habitación, y no quiso salir ni para comer, ni para merendar, ni para cenar.

Pasaron los días y el hechizo lejos de mejorar, empeoraba. Todas las mañanas, Filiberto se miraba con miedo en el espejo, y todas las mañanas descubría la imagen de un monstruo cada vez más monstruoso.

Empezó entonces a ausentarse de las reuniones con sus ministros y desatendió por completo los asuntos de su pueblo. Sus súbditos cada vez estaban más descontento con él.

–Nuestro rey es un holgazán –se decían los unos a los otros–.
No sirve para nada, ni siquiera sale de su habitación.

Estaban tan indignados que un buen día fueron todos juntos al castillo y echaron al rey sin contemplaciones.

–¡No queremos un rey perezoso! –le gritaban mientras el pobre Filiberto se alejaba del palacio. Tan deprisa tuvo que huir, que solo se pudo llevar el espejo hechizado.

–¿Qué voy a hacer ahora? –se lamentaba mientras vagaba perdido por el bosque–. Nadie querrá a un rey sin reino…

Y vagando por el bosque estaba cuando se topó de nuevo con la bruja Ventisca.

–Espero que hayas aprendido a no ofender a las brujas –le dijo–. Toma, para que veas que no soy tan mala, te cambio el espejo por este mendrugo de pan.

Y como Filiberto llevaba días sin comer, aceptó la oferta de la bruja; pero a regañadientes, por supuesto, pues aún en la desdicha, se acordaba de los buenos ratos que había pasado mirándose en él.

Una vez la bruja desapareció envuelta en una nube violeta, Filiberto se dirigió a la orilla de un arroyo cercano con el mendrugo de pan entre sus manos. Allí se tropezó con otro mendigo, aún más pobre que él.

–¡Ay, qué hambre tengo! Ya ni me acuerdo la última vez que usé los dientes –se quejaba el mendigo.

El rey, que algo sí que había aprendido de sus desgracias, se apiadó del desventurado y con amabilidad le tendió el pan.

–Toma –le dijo–. No es mucho, pero podemos compartirlo.

Al pobre mendigo se le iluminó la cara y con una sonrisa le respondió:
–Gracias amigo. Te prometo que cada pedazo de pan que consiga también lo compartiré contigo.

Y así fue como, por primera vez en mucho tiempo, el rey se sintió feliz; y al mirar de reojo su reflejo en el arroyó lo encontró un poco menos monstruoso que el día anterior.

El día que entendamos que el físico es secundario, entenderemos por qué cuando nos dan un regalo, tiramos al tacho el envoltorio. Es mejor rodearse de personas que suman, de seres sinceros y transparentes, de caras que no fingen, de bocas que no dicen mentiras, de mentes brillantes, de amistades reales. Pues eso, es lo que verdaderamente importa.
Muchas gracias al autor del cuento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *