María Felix, una mujer poderosa

María Felix fue una actriz mexicana de renombre, siendo la estrella de la época de oro del cine de mexicano. Bella, despampanante, confiada y siempre apuntando a lo más alto. Ella era una mujer poderosa. Y ¿por qué? Porque sabía lo que quería desde el primer instante, no se amilanaba ante nadie ni nada y veía su futuro con glamour y fama pues sentía que se lo merecía. Que podía llegar a hacerlo realidad.

El México de su época era machista, lleno de hombres altaneros, pero ella supo adaptarse, dominarlo con una mentalidad ganadora y un espíritu indomable. María Felix no estaba en el cine para ser el entretenimiento de otros o pedir su opinión, sino para brillar porque estaba en sus planes, para deslumbrar a todos pues según ella ‘Más vale dar envidia que dar lastima’.

Resultado de imagen de maria felix

María Felix no se iba con rodeos, ni tenía tiempo para lidiar con gente que no estaba a su nivel. Para ella, el carácter era lo primero, no iba a estar con gente que medía su propio valor con la opinión de los demás. María Felix tenía una potente personalidad porque siempre se decía que podía lograr grandes cosas sin importar que tan difícil fuera. Aquellos que carecían de esa determinación no valían la pena para ella, no se metería con perdedores sino con ganadores, no iba competir con lo peor sino con lo mejor, la mediocridad nunca estuvo en sus planes.

Se dice que una vez María Félix estaba en una fiesta; en eso llega una «actriz» de medio pelo y se presenta:

«Señora, señora, yo soy actriz y he hecho grandes telenovelas».

«Me parece perfecto», le contesta la Doña con indiferencia.

«Además, yo he viajado mucho. En Indonesia me coronaron la emperatriz de la belleza».

«Me parece perfecto».

«Pero, dígame, ¿y usted que ha hecho?», insiste la señora ‘actriz’.

«¡Pues mira, yo también soy importante! SOY LA DOÑA y me he esforzado por educarme; me he cultivado. Antes yo decía ‘tenedor’ hoy digo ‘cubierto’; antes decía ‘pasto’ hoy digo ‘césped’. Es más, antes yo decía: ¡Me vale madre! Hoy digo: Me parece perfecto.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *