Los logros de un amigo se festejan como si fueran propios

Había una vez dos amigos que estaban de viaje por el desierto. Entre el calor y la sed que estaban sufriendo, los dos amigos estaban cada vez más irritados y de mal humor.

De repente, los dos amigos empezaron a discutir, sin motivo aparente. La discusión fue cada vez más acalorada hasta que uno de los amigos le dio una bofetada al otro.

Dolido por lo ocurrido, el amigo escribió sobre la arena: Mi mejor amigo me ha pegado una bofetada. Siguieron con el camino, hasta llegar a un oasis.

Los dos amigos decidieron aprovechar el agua del oasis para bañarse y rebajar el calor que estaban sufriendo. Pero algo terrible ocurrió, el amigo que había recibido la bofetada empezó a ahogarse en el lago.

El otro amigo no se lo pensó dos veces y se lanzó a salvarlo. Lo sacó corriendo del agua y el amigo recuperó la conciencia. Agradecido, éste cogió una piedra y grabó en ella la siguiente frase: Mi mejor amigo me ha salvado la vida. Extrañado, su amigo le preguntó:

-¿Por qué después de abofetearte escribiste en la arena y ahora que te he salvado la vida, lo escribes en una piedra?

Su amigo, con una sonrisa en la boca le contestó: Cuando un amigo nos ofende o nos hace daño, debemos escribirlo en la arena para que el viento del perdón y el olvido lo borre cuanto antes. En cambio, cuando nos ayuda o nos da una alegría debemos escribirlo y grabarlo en una piedra para no olvidarlo nunca.

Es inevitable estar en desacuerdo o pelear con tu amigo, pero al igual que en la historia debes escribirlo en la arena del olvido. Porque ningún ser humano es perfecto y todos cometemos faltas. Un corazón en paz es mejor que uno que guarda rencor. Si tu amigo siempre ha demostrado cariño y un apoyo hacia ti en todo momento, sus faltas, deja que el viento se las lleve.

Tu encargate de valor esa amistad y regarla cada día, porque no cualquiera es amigo.

Cuando un amigo te ama de verdad se siente orgulloso de las cosas buenas que te pasan, como si le estuviera pasando a él.

La relación de amistad de Kate Winslet y Leonardo DiCaprio es una de las más sinceras representaciones del amor de amigos que podemos ver en Hollywood. Y es por eso que sobresale, porque no cualquiera demuestra ese nivel de cariño fuera de la pantalla.

Jorge bucay decía: «A los amigos no hay que elegirlos entre aquellos que son capaces de acompañarte cuando lloras; hay que elegirlos entre aquellos que son capaces de reírse de lo mismo que tu te ries.»

Cuando te ocurre algo malo, te deja alguien, te son infieles en tu relación, te botan del empleo, quiebra tu negocio, mucha gente vendrá a apoyarte «emocionalmente». Con consejos y opiniones, por que eso es lo que se espera socialmente.

Pero cuando te sucede algo muy bueno, subes de puesto, empieza a irte bien en tu negocio, ganas más dinero, eres exitoso en todos los ámbitos de tu vida, pocas serán las personas que les produzca real felicidad. Pocos serán los amigos que te feliciten de corazón y con sinceridad y que al igual que tú sonrían con la misma emoción y algarabía. Un amigo así, te ama de verdad.

Alguien que no te ama y dice ser tu amigo sentirá envidia de tus buenos logros, de tus grandes resultados. Porque es difícil que alguien que no te ame demuestre felicidad, verdadera felicidad por las buenas cosas que te pasen a ti.

Y como dice la frase: «no hay nada más peligroso que ser feliz delante de un envidioso.»

Cuida a quien le abres tu corazón y a quien le dices amigo. Sí con lo te acabo de contar has logrado identificar a un amigo en tu vida, entonces ve y agradece su amistad;  dedícale un tiempo porque compañeros hay muchos, verdaderos amigos hay pocos. Y lo que no se riega hoy, se marchita mañana.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *