Las historias bíblicas más importantes para la vida

Muchos pasajes de la Biblia nos enseñan diferentes valores, pero algunos son tan poderosos que pueden brillar en tiempos de desesperanza.

Las lecciones que sus personajes nos dejan son un legado que debes seguir con la mente abierta y un corazón fiel y valiente.

David y Goliat: el gigante y el pequeño

Cuando el enemigo parezca demasiado grande o demasiado poderoso, siempre recuerda estas palabras:

“El fracaso no te sobrecogerá nunca si tu determinación para alcanzar el éxito es lo suficientemente poderosa”

¿Sabes qué es la determinación? Portal hacia la prosperidad

Goliat fue derrotado y murió, pero su presencia se ha esparcido a lo largo de los siglos.

Su tamaño imponente y terrible fuerza son la representación de nuestros más profundos temores.

“El miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son”.

Cuando estás en frente de un Goliat como puede ser un examen realmente complicado de suma importancia, enfrentar a quienes te dañaron, o incluso hoy con el COVID-19 causando estragos, piensas que es inútil seguir avanzando.

Te amilanas y crees que es mejor rendirte.

Es momento entonces de sacar al David dentro de ti.

Él dijo a Goliat: “El Señor te entregará hoy en mis manos, y yo te derribaré y te cortaré la cabeza”

La historia bíblica de David y Goliat - Su Biblia

Con una fe ciega e inquebrantable, un joven pastorcillo pudo derribar a un mastodonte humano.

David no creía que iba a ganar, más bien él SABIA que iba a hacerlo porque tenía fe en Dios.

Cuando la fe es pequeña como un grano de mostaza solo basta una acción concreta con un buen plan para que el árbol salga de esa semilla.

Si alguna vez un Goliat se te cruza en el camino con ganas de destruir lo que atesoras, solo ten en cuenta estas palabras: “Borraré de mi vocabulario palabras como «abandonar la idea», «no puedo», «irrealizable», «sin esperanza», etc… Porque son palabras de personas que no tienen fe ni en sí mismas, ni en Dios.”

Sansón: ser fuerte más allá de tus limites

Cuando oyes el nombre Sansón, ¿no te viene a la mente una fuerza sobrehumana?

histonotas: SANSON – EL HERCULES JUDIO

¿No desearías tener ese tipo de poder?

Pero, incluso con poder o fuerza bruta las dificultades parecen multiplicarse enormemente.

Y es que tener una gran fuerza no borra nuestras debilidades.

Ser el más poderoso no evita que te corrompas; ser el más inteligente no evita que te vuelvas arrogante; ser el más fuerte no evita que no recurras a la violencia.

“La debilidad es lo último que el hombre confiesa, por lo mismo que es lo primero que tiene”

¿Cuál es tu más grande debilidad?

Si es la ira, practica ser calmado poco a poco; si es la impaciencia, practica su opuesto día a día.

Y sí, hay veces en que lo mejor de ti puede perderse en los días más oscuros, al igual que Sansón cuya fuerza llegó a cero tras ser cortado su cabello.

Pero, de la misma manera, con paciencia y empeño esos aspectos brillantes de tu identidad pueden resurgir como lo hizo el poder de Sansón una vez que su melena volvió a crecer.

Eleanor Roosevelt dijo una vez “Con el nuevo día, vienen nuevas fuerzas y nuevos pensamientos”.

Bien, entonces, aprovecha este día para nutrir lo positivo, superar lo negativo y descubrir algo nuevo sobre ti mismo.

Cada día de tu vida no es solo una bendición sino también un desafío ante todo lo que pueda acabar con tus fortalezas.

“No hay árbol recio ni consistente sino aquel que el viento azota con frecuencia”. Sé ese tipo de árbol, sé tan fuerte como Sansón frente a la adversidad.

Un árbol de raíces profundas que aguanta fuertes tormentas ...

Job: fidelidad inquebrantable

¿No sientes como que quieres agradecer a Dios por todo lo bueno que te pasa en la vida, por todo lo que tienes? Una relación estable, un trabajo exitoso, muchos amigos, abundancia y buena suerte.

Pero, ¿y si de repente todo se desmorona a tu alrededor, entonces qué? Tu pareja te abandona por alguien más, te despiden de tu empleo o te pagan una miseria, tus amigos dejan de hablar contigo, tu mala racha no parece tener fin.

Entonces, de seguro quieres decirle a Dios ‘¡¿Qué te hice yo para merecer esto?!’

¿No te parece familiar esto?

A Job le sonreía la vida. Poseía tierras, riquezas y prosperidad, pero, como cuenta la historia, Dios dejó que el Diablo se lo quitara todo, que incluso le cubriera el cuerpo de llagas.

Quién fue Job? | Lecciones de la Biblia para niños

Pero, ¿dijo algo en contra de Dios? No.

¿Se quiso enfrentar a Dios? Tampoco.

¿Sigues acaso este tipo de fidelidad?

“La fidelidad es de todas las virtudes la menos constante”, el Diablo quería demostrarle esto a Dios, que Job solo le era fiel porque su vida estaba colmada de cosas buenas.

Porque incluso los hombres correctos y honestos pueden verse seducidos por los tiempos de abundancia hasta el punto que de eso depende su lealtad a Dios.

Que no sea así tu lealtad.

No debe ser guiada por lo impredecible que es la vida: si hay días buenos o días malos.

Más bien, debes ser fiel hasta el final. Porque Dios nunca falla, y los obstáculos no son eternos.

“En medio de multitud de adversidades es muy difícil la fidelidad a la palabra dada”, pero no estamos en frente de un amigo o un conocido, sino frente a Dios.

Él sabe tus fortalezas mejor de lo que tú podrías saber y si cree que lo superarás entonces aún hay esperanza.

Fiel a Dios aún viviendo en este mundo

Que no se rompa tu constancia ante los azotes de la vida, sigue teniendo fe en que Dios está ahí acompañándote y cuidándote incluso en las tormentas más atroces.

Moisés: las tablas de los 10 mandamientos.

La heroica historia de Moisés va más allá de las 10 plagas, la derrota de Egipto a manos de Dios y el pueblo esclavizado siendo al fin libre.

Y es que un pueblo libre debe saber qué camino tomar.

¿Qué uso le das a tu libertad?

¿Tienes un rumbo determinado o solo te dejas llevar por ella?

George Bernard Saw dijo una vez, «La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres la temen tanto»

No puedes andar toda la vida haciendo lo que quieres y olvidar que hay consecuencias.

Por eso, cuando el pueblo fue liberado de la esclavitud, Dios creó una serie de leyes para que vivieran sana y correctamente: los 10 mandamientos.

Juegos de Biblia - Antiguo Testamento - Tanaj para colorear ...

Pues la libertad no es libertinaje, no es desenfreno, no es vagar por la deriva.

“Si un hombre tiene alma de esclavo, ¿no se convertirá en uno, sin importar su cuna, del mismo modo que el agua busca su nivel? Y si alguien tiene alma de hombre libre, ¿no se hará respetar y honrar en su ciudad, aunque no lo haya acompañado la suerte?”

Ser libre no significa dejarse llevar por nuestros deseos o impulsos, esto es permitir que esos aspectos te encadenen.

Ser un esclavo es más que servir a un amo o ser vendido como un objeto. Una vida carente de disciplina y objetivos definidos puede mantenerte esclavizado.

En la vida hay dos tipos de esclavitud y de libertad: la física y la espiritual.

Si no tienes cadenas físicas ni amos a tu alrededor, pero te sientes como arrastrado por la corriente, entonces busca esas ataduras invisibles y rómpelas.

Campo de batalla: La libertad en la adolescencia - Jhomayra Avellaneda

Cambia de mentalidad.
La disciplina no existe para torturarte, sino para fortalecerte.
El desenfreno no existe para nutrirte, sino para probarte.
Los deseos no existen para que los tomes y los consumas, sino para que disciernas entre lo que es bueno y malo para ti y los demás.
La responsabilidad no existe para limitarte, sino para formarte.
La verdadera libertad no es un conjunto de trazos hechos al azar, sino un mapa que debemos desarrollar día a día.
Porque “La libertad no consiste en hacer lo que nos gusta, sino en tener el derecho a hacer lo que debemos”.

Así que si quieres vivir una larga vida, nunca olvides estas lecciones: determinación y fe ante enemigos grandes; nutre tus fuerzas y supera tus debilidades; sé fiel a Dios y a tus valores en las buenas y en las malas; y por último, sé disciplinado, con claros objetivos para aprovechar al máximo tu libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *