La vida es una gran rueda de la fortuna

En esta vida todo da vueltas

Hoy puedes estar lamentándote y mañana recibir la mejor noticia de tu vida.

Ayer lloraste, pero hoy eres una persona más fuerte y con mayor experiencia.

Todo cambia, todo se renueva, nada se estanca en la vida.

Las penas no son eternas, ya habrá momentos de alegría y celebración.

Porque las heridas siempre terminan cicatrizando.

Y las malas experiencias, terminan siendo lecciones de vida.

Los osos hormigueros devoran a las hormigas, al morir ellas se los comerán a ellos.

Muchos hombres vivieron en la pobreza durante la niñez y hoy son millonarios de éxito.

Muchas personas maltratadas fueron víctimas en el pasado y hoy dejaron las penas atrás para transformarlas en inspiración.

Ese amigo que te pagó mal, más tarde se dará cuenta que perdió una valiosa amistad.

Si tú actuaste mal en alguna circunstancia, también reflexionarás, llegado el momento y analizarás tu vida de otra forma, porque todo

gira y cambia constantemente.

Todos vamos moldeándonos con los años, siguiendo un proceso, esperando que nuestras alas se fortalezcan, comprendiendo cada vivencia y experiencia que nos pone la vida.

Así que no te desanimes, ni bajes la cabeza, ni permitas que tu corazón se enfríe, mantén ardiente la esperanza, las ganas de seguir adelante y sé paciente, porque todo terminará acomodándose de la mejor manera.

Sabes que las dificultades tienen fecha de caducidad, así que mira hacia lo alto y respira, todo va a pasar.

El reloj está girando, al igual que el sol, las horas pasan, el calendario no se detiene y tú tampoco deberías.

Todo sigue su curso, va a su propio ritmo. Después de todo, ¿Cómo podrías apreciar los bellos momentos si nunca hubieras tenido dificultades?

Es verdad, cuando la tormenta pasa, apreciamos más al sol, esa luz que siempre aparecerá para iluminar la tierra, lo mismo pasa con la vida, los problemas terminan esfumándose y la esperanza se vuelve a asomar.

Está en ti cambiar de dirección, está en tus manos dejarte llevar por las olas de la vida, sabiendo que llegarás a tierra firme en algún momento, así como también está en tu poder, acelerar el proceso tomando acción.

Nadie dijo que sería sencillo, por eso es necesario persistir y esperar. Y sobre todo, fíjate bien lo que ofreces, todo lo que das podría volver a ti. Cosecha bondad y los frutos serán hermosos y benditos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *