Joven le presta pantalón a su hermana para que no pierda su examen de admisión

Un joven de filipinas se hizo viral luego de publicar fotografías en su perfil de Facebook, mostrando lo que hizo para ayudar a su hermana a no perder el examen de Admisión.

La publicación se volvió tendencia en Facebook y se llevó muchos comentarios de felicitación y apoyo. Dando muestra que no le importó el qué dirán, ni ser la burla, sino el completo y total apoyo a su hermana.

Esto fue lo que ocurrió:

La joven de 18 años, Jea Josué, fue a dar su prueba de admisión a una universidad de Filipinas. Pero le prohibieron el ingreso por vestir una falda por encima de la rodilla. Faltaban 5 minutos y debía pensar en una solución en ese momento.

Su hermano mayor, Jann Christian, de 25 años, que acompañó a Jea a rendir su prueba de admisión, no se le ocurrió mejor idea que intercambiar prendas.

«Así que, como Kathniss de los Juegos del Hambre, me ofrecí voluntariamente a prestarle mis pantalones y arrastré a mi hermana a la puerta donde están los baños y me quité los pantalones sin dudar para que pueda cambiarse en el baño. Todo sucedió rápido, estaba en mis boxers frente a todos. Después de que mi hermana se puso los pantalones, me dio su falda para cubrirme»,  comentó el hermano. Y señaló que estaba feliz de haber ayudado a su hermana.

Al joven filipino, estudiante de modas, este acto no le generó incomodidad sino todo lo contrario. Pues terminó publicando esta bella acción en su red social.

“Mi hermana no puede tomar el examen de admisión a la universidad con esta falda, así que le presté mis pantalones”, escribió en su cuenta de Facebook. Acompañando con fotografías, donde el salía orgulloso con la falda de Jea, y otra donde ambos salían juntos usando la prenda del otro.

 

No cualquier hombre hubiera tenido la valentía de poder lucir una falda, como lo hizo el hermano de Jea. Sin duda que es una lección de amor por una hermana. Sin importar los comentarios, prejuicios y el qué dirán de los demás.

Y eso es lo que deberíamos aprender de esto dejar que nos importe cada vez más la opinión de las personas y actuar influenciados por nuestros valores, sentimientos y formas de pensar. Total, ¡Qué más da lo que piense la gente! ¡Estoy honrando mi forma de pensar!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *