Cada decisión que tomamos afecta nuestro Futuro

Yo soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma, escribió William Ernest Henley.

Somos los dueños de nuestro destino, porque somos, ante todo, los dueños de nuestras actitudes. Estas configuran nuestro futuro.

Se trata de una ley universal.

Nuestras actitudes, comportamientos, pensamientos, afectan nuestras decisiones.

Cada decisión que tomamos condiciona nuestro futuro.

Todos los días tomamos un aproximado de 35 mil decisiones al día pero únicamente somos conscientes del 1% de ellas.

Te das cuenta que es nuestro inconsciente el que condiciona nuestro futuro y no nuestro consciente.

Así que cuando digas yo quiero ser rico, y aún no lo hayas obtenido, es porque tu parte inconsciente tiene pensamientos negativos sobre el dinero.

El dinero cambia a la gente para mal

El dinero te hace perder a la familia

El dinero te vuelve egoísta

Puedes tener decenas de pensamientos inconscientes que te alejan de lo que tu dices que quieres obtener. Son ellos los que no han permitido que estén en tu vida, en tu presente.

Lo que Crees, lo Creas

El poeta Ernest Henley hubiera podido decirnos con gran entusiasmo que esta ley actúa tanto si las actitudes son destructivas como sin son constructivas.

La ley afirma que convertimos en realidad física los pensamientos y las actitudes que albergamos en nuestra mente, con independencia de lo que sean.

Convertimos en realidad los pensamientos de pobreza con la misma rapidez que convertimos en realidad los pensamientos de riqueza.

Sin embargo, cuando nuestra actitud hacia nosotros mismos es positiva y nuestra actitud hacia los demás es generosa y compasiva, atraemos grandes y generosas parcelas de éxito.

Esa es la clave, tener pensamientos positivos contigo como con los demás y en algún momento lo que has sembrado te será devuelto.

Si hoy en día te cuesta llegar a ese nivel, no te preocupes pues todo es un proceso, solo necesitas tomar la decisión de cambiar. Pues cuando tú Cambias, todo Cambia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *