Brilla con luz propia, jamás te compares con el resto

«Nadie es como otro. Ni mejor ni peor. Es otro». Jean Paul Sartre.

En un bosque de la exótica Tailandia vivía una numerosa familia de luciérnagas. Su casa era el tronco de un enorme árbol. Por la noche, las luciérnagas salían del árbol para iluminar la noche con su tenue luz, parecían pequeñas estrellas danzantes. Jugaban entre ellas y creaban figuras en el aire, los pocos que podían ver ése espectáculo quedaban anonadados ante tal despliegue de belleza y luces.

Pero no todas las luciérnagas estaban contentas, una de ellas, la más pequeña, se negaba a salir del árbol para volar. Se quería quedar en casa día tras día, y pese a que toda su familia la intentaba convencer, ella no quería le dijesen lo que dijesen.

La luciérnaga que no quería volar

Toda su familia se la miraba preocupada, sobre todo sus padres:

– ¿Por qué nuestra hija no vuela con nosotros? Me gustaría que volara con nosotros y no se quedara en casa – decía su madre.

– Tranquila, verás como dentro de poco se le pasa y volará con nosotros – la calmaba su padre.

Pero pasaron los días y la pequeña luciérnaga seguía sin querer salir del árbol.

Una noche, con todas las luciérnagas poblando el cielo nocturno del bosque, su abuela se quedó en el árbol para hablar con ella. Con su delicada voz le dijo a su nieta:

– ¿Qué te pasa, mi niña? Nos tienes preocupados a todos, ¿Por qué no sales con nosotros por la noche a divertirte volando?

– No me gusta volar – respondió tajante la pequeña

– Somos luciérnagas, es lo que hacemos mejor. ¿No quieres volar mostrando tu luz e iluminando la noche? – le insistió la abuela.

– La verdad es que… Lo que me pasa es que… – comenzó a explicar la pequeña – Tengo vergüenza. No tiene sentido que ilumine nada si la luna ya lo hace. No me podré comparar nunca ella, soy una chispa diminuta a su lado.

Su abuela la miraba con ojos enternecidos escuchándola atentamente, cuando su nieta hubo acabado la consoló con una sonrisa que la tranquilizó:

– Niña mía, si salieras con nosotros verías algo que te sorprendería. Hay cosas de la luna que aún no sabes…

– ¿Qué es lo que no sé de la luna que todos sabéis? – preguntó la luciérnaga pequeña con curiosidad.

– Pues que la luna no siempre brilla de la misma forma. Depende de la noche brilla entera o la mitad. Incluso hay días que sólo brilla una pequeña parte o se esconde y nos deja todo el trabajo a nosotras las luciérnagas.

– ¿De veras? ¿Hay días que no brilla? – preguntó la pequeña con la boca abierta por la sorpresa.

– Te lo prometo querida nieta – le siguió explicando -. La luna cambia constantemente. Hay veces que crece y otras que se hace pequeña. Hay noches en que es enorme, de color rojo, y otros días en que se hace invisible y desaparece entre las sombras o detrás de las nubes. En cambio tú, pequeña luciérnaga, siempre brillarás con la misma fuerza y siempre lo harás con tu propia luz.

Y ésa misma noche, la pequeña luciérnaga salió convencida del árbol con toda su familia a iluminar la noche mientras miraba la luna con una sonrisa de oreja a oreja.

Todos tenemos luz propia, no te compares con nadie y empieza a brillar.

No pretendas ser la fotocopia de nadie, eres valioso y único, justamente por las cosas que te diferencian del resto.

Para qué invertir todo tu tiempo y energías en imitar el camino de otra persona, si en tus manos está seguir el tuyo.

No todos poseen los mismos talentos, quizá alguien puede hacer una gran escultura, pero tú eres un excelente cocinero, quizá tú seas un genio con las matemáticas, pero tu hermano hace dibujos increíbles.

Y  es así, cada uno tiene sus propias habilidades, cada quien imagina y crea como ningún otro y cada una de sus acciones es valiosa.

Puede sonar cliché, pero nunca dejará de ser verdad: no existe nadie en todo el mundo que sea idéntico a ti, piénsalo, eres  único, valóralo  y admírate, siéntete orgulloso de todo lo que has logrado y de todo lo que has construido hasta hoy, haz una lista de tus triunfos y verás que son más de los que recordabas.

Enumera las metas que cumpliste durante estos años y te darás cuenta que esa luz en tu interior brilla cada vez más fuerte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *