Aprende a mirar con amor y la vida será más sencilla

» A veces, miramos tanto a la puerta que se está cerrando, que tardamos en ver la que está abierta».

Alexander Graham Bell.

Hubo una vez un hombre muy curioso a quien se le dio permiso de visitar tanto el Cielo como el Infierno mientras aún estaba vivo.

Primero viajó al Infierno, y ahí vio un gran salón con un gran banquete, donde millones de personas estaban sentadas en largas mesas que estaban hermosamente decoradas y tenían alimentos y bebidas en abundancia servidos en platos de oro sólido y en copas de brillante plata.

El hombre inmediatamente se sorprendió por lo que vio, porque en lugar de disfrutar los espléndidos alimentos, la gente aparentaba estarse muriendo de hambre y abiertamente lloraba y se quejaba.

Después de inspeccionar de nuevo la situación, el hombre descubrió la razón. Las cucharas y los tenedores que tenían las personas eran más largos que sus brazos, además la gente estaba imposibilitada a doblar los codos, así es que aunque podían tomar la comida con los cubiertos, no la podían llevar a sus bocas.

Esto era verdaderamente un Infierno, pensó el hombre; estar frente a tales banquetes y no poder comer.

A continuación, el hombre visitó el Cielo. Ahí, también, vio a millones de personas sentadas en las largas y elegantes mesas que llenaban el gran salón de banquetes del Cielo. Y tal como había visto en el Infierno, había comida de todos los tipos en frente de ellos.

Aquí, el hombre observó que al igual que en el Infierno, las cucharas y los tenedores que tenía la gente eran más largos que sus brazos, así es que, sin poder doblar los codos tampoco eran capaces de alimentarse.

Pero en lugar de lamentarse y llorar como lo hacían los que estaban en el Infierno, la gente aquí en el Cielo estaba bien alimentada y llena de júbilo.

Y entonces fue cuando se dio cuenta del porqué. No se estaban tratando de alimentar a ellos mismos. Se estaban alimentando los unos a los otros.

De la misma forma ocurre en la vida, nos vemos envueltos en situaciones que parecen no tener solución, nos enfocamos en el problema y dejamos de luchar por una respuesta que nos alumbre y revele la mejor alternativa.

Es bueno abrir la mente, no desistir, tomarse un tiempo para reflexionar y escuchar a nuestra voz interna, muchos detalles pueden escaparse y la solución puede ser escurridiza, sobre todo, si no le damos la oportunidad de aparecer.

Estar dispuestos a escuchar consejos, analizar nuestros actos y observar el mundo con otros lentes, podría traernos grandes sorpresas. Como diría Napoleon Hill » Tu gran oportunidad, puede estar justo donde estás ahora». Suena sencillo ¿no? Así de simple puede ser, aprende a observar la vida, de verdad.

 

Fuente: Ejercicio de abundancia Kate Nowalk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *